EL SICARIATO

Just another WordPress site

Archive for Sicariato en el Ecuador

Ensayo El Sicariato En El Ecuador

Santiago Fuenmayor 1º Bachillerato Ciencias Sociales
Comunicación y literatura   Junio 10 del 2010

El sicariato en el Ecuador

Los gatilleros o asesinos a sueldo son una máquina de muerte que hace efectivo el precio que ponen por la vida de cualquier persona; Vendettas entre narcotraficantes, deudas pendientes, infidelidades, malos negocios y venganzas en general, son los motivos que se convierten en justificación para los sicarios. Resulta inconcebible que algunas personas lleven   acabo un crimen tan atroz por dinero, la vida de una persona no puede ser valorada en efectivo, vidas que están a merced de personas sin escrúpulos que creen que tienen la faculta de decidir la diferencia entre la vida y la muerte. Las facetas mas preocupantes del delito del sicariato son: el excesivo e incontrolable aumento en los asesinatos relacionadas con estas características bajo la modalidad de encargo, los tipos de armas y los medios que utilizan los criminales para llevar acabo su cometido y la ineficiencia y flexibilidad con la que se maneja las leyes y la justicia en general en el Ecuador.

El aumento de los índices de asesinatos por supuesto sicariato han aumentado considerablemente en lo que ha transcurrido del año 2010; El ministro de gobierno Gustavo Jalkh, en una reciente declaración,   reconoció un incremento del 5 por ciento de crímenes con la característica de sicariato en la provincia del Guayas – Guayaquil. Según las cifras de la Secretaría de Estado, de los 212 casos de homicidios ocurridos en 2010, el 11 por ciento tiene relación con la modalidad de supuesto sicariato, 64% con ajuste de cuentas, 17% por robo y asalto, 8% por riñas o peleas y 5% por violencia intrafamiliar. Los porcentajes, sin embargo, no totalizan un 100% que seria lo correcto, sino un 105%; esto nos indica que, en el Ecuador existe una falencia en el poder judicial que esta permitiendo el desarrollo de estos crímenes que tienen sumamente preocupada y   aterrorizando a toda la población…

Sicariato En Quito, Caso Ayala

A las 10 de la mañana dos personas merodeaban en moto por el estadio de Liga, al norte de Quito. En cuanto salieron los hermanos Ayala de su casa, los asesinos que esperaban en la esquina, atacaron a Luis y luego dispararon a Antonio, quien resultó gravemente herido y su pronóstico es reservado.

Cinco tiros terminaron la vida de Luis Ayala. Los asesinos fugaron del lugar, sin robar nada.

Luis Ayala, era un odontólogo de 37 años. Fue parte del equipo médico de la selección de Fútbol y era organizador de espectáculos. Viajó a los mundiales de Japón y Alemania, como parte del equipo.

Ayala tenía algunos juicios en el ámbito económico. Como promotor del concierto Salsa Con Amor, realizado el año 2007, hubo fuertes demandas económicas con sus socios.

Según versiones extraoficiales, la víctima habría recibido amenazas de muerte por deudas pendientes o alguna venganza.

Familiares y policía mantienen una estricta reserva del caso y algunas personas que lo conocieron no quieren hablar.

Al principio, vecinos que vieron y oyeron los disparos, imaginaron que se trataba de un robo, pero el vehículo de más de 150 mil dólares y sus pertenencias estaban en el lugar.

Los casquillo de balas de 9 milímetros que acabaron con Luis Ayala, quedaron regados en la calle, por esto, el espeluznante crimen, ha provocado el terror y zozobra de los moradores de la zona que temen por sus vidas y algunos quieren irse de ahí.

Este asesinato es un acto de sicarios. La ley aún no estipula el sicariato como delito, por lo que se conoce como un homicidio agravado.

El sicariato es matar por un pago y se lo conocía en la época romana. Hoy es delito regular en Colombia.

En Ecuador, el caso más sonado de supuesto sicariato fue el asesinato al líder político, Jaime Hurtado, hace 9 años. Sin embargo, en Esmeraldas, hace 3 años se detuvo a una banda organizada que ajusticiaba a quienes habían cometido delitos contra pescadores. Este grupo se llamaba de limpieza.

Carlos Moreno, Presunto Sicario, dice “Vinimos aquí por una causa que fue vengar el dolor de nosotros, los pescadores.”

Ajustes de cuentas o venganzas; asesinatos bajo pedido.
En esta semana 7 homicidios de similares características han ocurrido en el Ecuador.

Es hora de que la policía esclarezca estos hechos y que la ley se modifique, para sancionarlos drásticamente y evitar el crecimiento del sicariato en Ecuador.

Correa advierte que no permitirá que se desarrolle el “sicariato” en Ecuador

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, advirtió que no permitirá que se desarrolle en su país la práctica del asesinato a sueldo, conocido como “sicariato” , al comentar la muerte, presuntamente, bajo esa práctica de la esposa de un asambleísta oficialista.

En su informe semanal de labores, Correa calificó de “noticia terrible” la muerte ocurrida el pasado jueves, en la provincia de El Oro, de Jéssica Luques, de 33 años de edad, esposa del asambleísta del movimiento oficialista País, Carlos Víctor Zambrano.

Aunque aún se mantienen las investigaciones, Correa señaló que “sicarios” en Machala “asesinaron” a Luques y pidió al ministro de Gobierno, Gustavo Jalkh, y a la Comandancia de la Policía luchar contra ese delito.

“A luchar con toda la fuerza del Estado para combatir el sicariato, mal que sí está creciendo, no sólo en nuestro país, en Colombia, en Perú, pero en nuestro país no podemos permitir que se desarrolle” , subrayó.

El jefe de Estado se comprometió a que el delito no quede en la impunidad y reiteró: “No vamos a permitir que el sicariato, la ley de la selva, estos crímenes, crezcan en nuestra patria”.

Zambrano “ya tenia amenazas por problemas que han existido. Él es minero (y) el sector minero, muchas veces, parece el lejano oeste, en la época del salvaje oeste, cuando la gente se mataba a balazos. No vamos a permitir que nuestro país se convierta a esa situación” , insistió.

La lucha contra el sicariato requiere participación integral

El ministro de Gobierno, Gustavo Jalkh, reconoce que el sicariato en el Ecuador, pese al esfuerzo de la Policía, se ha incrementado en un 5%. (Foto API)

QUITO.- Mientras el ministro de Gobierno, Gustavo Jalkh, exhortó para que cada una de las instituciones del Estado asuma la corresponsabilidad en el tema de seguridad, existen críticas sobre las propuestas de reformas para tipificar con penas mayores al sicariato.

Jalkh señaló que para afrontar el sicariato, que ha aumentado un 5%, se requiere un abordaje integral en la que cada una de las instituciones asuma su parte de corresponsabilidad en dar seguridad.

En estos casos los jueces deben actuar más rápidamente y no permitir que los presos salgan al año, y para ello juega un papel fundamental el Consejo de la Judicatura, organismo al que pidió transparencia y rendición de cuentas.

Señaló que el 64% de los homicidios se cometen bajo la modalidad que la Policía describe como venganzas o ajustes de cuentas; 16% a robo o asalto a personas; 11% a presunto sicariato; 8% riñas o peleas callejeras; y 5% a violencia intrafamiliar.

Dijo que para combatir el sicariato se ha fortalecido el trabajo coordinado entre agencias: Unidad Antisecuestros (Unase), Unidad de Lucha Contra el Crimen Organizado (ULCO), el Servicio de Inteligencia Antinarcóticos, (SIAN).

Se apunta a una coordinación con gobiernos locales, municipales y ciudadanía, además de fortalecer la Policía Comunitaria.

PROPUESTA DE FISCAL

El proyecto de reformas a los Códigos Penal, de la Niñez y Adolescencia, y el de Ejecución de Penas, presentado por la Fiscalía General, que propone convertir en imputables a los adolescentes que hayan cumplido 16 años de edad, previa declaratoria de jueces correspondientes, causa polémica.

El asambleísta por el PRIAN, Vicente Taiano, ante el hecho de que menores de edad sean utilizados para cometer hechos delictivos, presentó un proyecto de reformas al Código Penal para que a partir de los 16 años puedan ser imputados, de ser el caso por los delitos en que ellos hayan intervenido.

“No se puede permitir que menores de edad estén siendo reclutados para cometer hechos delictivos por parte de bandas organizadas, en claro abuso de la garantía de la inimputabilidad que establece el Código de la Niñez y la Adolescencia”, dijo. (ALA)

CUESTIONAN REFORMA

El asambleísta de PAIS, Mauro Andino, señaló que la reforma es innecesaria cuando lo que se debe exigir a los jueces es que se cumplan con la normativa legal que sí tipifica los asesinatos por pago o sicariato.

El Consejo de la Niñez y Adolescencia rechaza la reforma encaminada a que se impute a menores de edad en sicariato, porque debe haber un proceso diferente para aquellos que infrinjan la ley, pero no sería bueno que se pretenda introducir sin un amplio debate en el país.

Para el Defensor del Pueblo, Gustavo Gutiérrez, los crímenes al estilo del sicarito, se deben enfrentar con una política social más activa, y cree que no se puede decir que el ingreso de extranjeros significa un aumento de la delincuencia. Es contrario a imputar a los menores de edad desde los 16 años.

Pronunciamiento contra el sicariato y el crimen organizado en el ecuador

Las autofernando_firmaridades gubernamentales, judiciales, policiales, dirigentes de organizaciones sociales, familiares de víctimas y ciudadanía general abajo firmantes, considerando que hoy se conmemora el segundo aniversario del asesinato de la defensora de Derechos Humanos, Lcda. Soledad Rodríguez León por acción de sicarios en esta ciudad, declaramos que:

La eliminación física de la persona de manera deliberada resultado de la contratación de agente criminales constituye el grave delito conocido como sicariato.

El sicariato no es un mero asunto de crónica roja ni la expresión de violencia individual, patológica y aislada. Usualmente está ligada a la acción de organizaciones criminales de diversa composición e influencia atentando contra el Estado de Derecho y la dignidad humana.

El sicariato afecta gravemente al derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad ciudadana. Además, el crimen organizado crea condiciones para el imperio del miedo y la impunidad pues el silencio que sigue a la acción criminal es provocado por la indefensión de los testigos frente a las represalias.

El sicariato es condenado mundialmente, las normas internacionales y las leyes locales así lo exigen; sin embargo en el Ecuador siguen presentándose denuncias concretas por parte de familiares de víctimas.

Quienes ejecuten este tipo actos criminales deben ser drásticamente sancionados.

Resolución

Por lo expuesto nos comprometemos a:

  1. Expresar nuestra frontal y abierta condena a la acción de sicarios y del crimen organizado declarando cada 27 de abril como Día Nacional contra el Sicariato y el Crimen Organizado.
  2. Desmantelar definitivamente a las organizaciones criminales que actúan en el interior de la Penitenciaría del Litoral a través de la formulación y aplicación de una autentica política de rehabilitación social.
  3. Seguir impulsando mecanismos prácticos y efectivos para la lucha contra el sicariato y el crimen organizado con respeto a los Derechos Humanos, en especial los relacionados a la protección de testigos y al debido proceso judicial.
  4. Hacer todo lo que esté a nuestro alcance para crear mecanismos que proporcionen confianza en la ciudadanía para luchar contra la impunidad de este fenómeno y fortalecer la institucionalidad del Estado.
  5. Fomentar la difusión y formación de una cultura de Derechos Humanos, Justicia y Paz para toda la comunidad.

Ecuador: Sicariato, pobreza material y cultural

El modelo sigue manifestando su desgaste hasta límites extremos, reflejados en patologías sociales que son la expresión más concreta de la fatalidad que representan las “democracias representativas”. Y las consecuencias violentan, las ya de por si alteradas, relaciones de convivencia.
La violencia social, esa identificada como “delincuencia común” es un fenómeno en constante crecimiento en todos los países latinoamericanos, en sus ciudades, en sus capitales; en las que se han formado verdaderos “getos de violencia” donde, las mismas fuerzas policiales y militares, tienen dificultad de entrar; espacios urbanos en los que la pobreza de los habitantes se manifiesta en marginación, frente a otros espacios en los que hace alegorías la sociedad de consumo. Es la más clara estampa que muestra el sistema, es la cara más visible del irracional reparto del ingreso, la cara más visible de la obra del mercado, la cara más visible de la incapacidad de la democracia representativa de construir sociedades sanas, en las que la violencia no tenga espacio para manifestarse.
¿Quienes son los violentos, los delincuentes, asesinos, sicarios, ladrones, asaltantes?…en número casi total son personas de estrato social pobre, ,marginales, sin educación, trabajo u otro beneficio personal que les permita acceder a cumplir un rol en la sociedad, generalmente son mujeres y hombres que arrastran la herencia de sus progenitores que desarrollaron su existencia en espacios donde la ley que rige es la sobrevivencia frente a un medio hostil. Son los expulsados de los “beneficios sociales”, son los que “equilibran” la existencia de los sectores muy ricos, pues como un ejercicio de lógica matemática, se podría determinar que los recursos faltantes para que estos parias desarrollasen un rol constructivo en la sociedad, son esos mismos recursos acumulados en grupos pequeños, a los que les sobra lo que a los otros les falta.
Entonces s e puede dictaminar que el fenómeno delincuencial, lejos de estar relacionado con patologías psicológicas, tiene víncu los directos con las condiciones de marginación y pobreza que reproduce el sistema.
La manera como enfrenta el sistema es por medio de única arma que hecha mano, y la única arma que posee: la penalización, represión, violencia; la misma que regresa multiplicada del otro lado; pues nadie con cinco dedos de frente, puede negar que mientras la policía y el ejército actúen “poniendo orden” en una sociedad de por sí desordenada, de el otro lado se opondrá otra violencia igual de irracional que actúa como efecto de lo anterior.
La pobreza material se convierte en pobreza cultural, pues mientras se cierren las puertas del templo del consumismo promocionado desde el altar de los medios de comunicación, los infieles del sistema se convierten en asesinos de su negación, en sicarios dispuestos a matar a cambio del dinero que les permita por momentos ser parte de los fieles seguidores del capital.

Ecuador – Sicariato se oferta por la Internet

Jueces están entre los amenazados de muerte. Es un fenómeno que afecta a todos.

Para conseguir el “trabajo” o el “servicio profesional” de sicarios, basta con ingresar al sistema buscador Google y poner las palabras “asesinos a sueldo”, para que enseguida aparezca la oferta de estos servcios desde el Ecuador.

En tal sitio de la Internet se puede leer: “Anuncio n.º A21155 ¿Tienes problemas graves con otras personas?, ¿te molestan los cobradores de tus deudas?, ¿no te pagan y se ríen de ti?, ¿quieres librarte de quien te molesta?, ¿tu pareja te es infiel y lo quieres fuera de tu vida para siempre?, ¿quieres cobrarle con la vida a quien te falló?, ¿quieres heredar rápido y no puedes hacerlo porque aún vive?, ¿tu jefe te botó de tu trabajo y quieres vengarte?, ¿hay otra persona atrás de tu pareja y quieres librate de ella?, ¿quieres cobrar un seguro de vida pero aún no muere?, ¿quieres quedarte con la pareja de otra persona pero esa persona te está haciendo tato?, ¿quieres quedarte con la fortuna de tu pareja?”, etc.

Estas y otras cosas se ofertan con descaro en la Internet, a través de la cual los criminales señalan: “Nosotros te libramos y te ayudamos en todos estos problemas. Contáctanos a nuestro correo: santo-tomas-2008@hotmail.com, y danos detalles de tu problema y te ayudaremos con toda la discreción del caso, 100% de eficiencia”. Tan “profesional” es el trabajo que ofrecen entregar fotos del “cliente” (víctima) una vez realizada la tarea.

Los valores que cobran los asesinos a sueldo, según esta y otras direcciones en la Internet, se establecen según la víctima y el lugar donde se encuentre.

“Solo Dios puede decidir cuándo nos hemos de ir”. “Sin duda que el ser amenazado de muerte cambia la forma de vida, de uno y de toda la familia”. Estas versiones son las que dieron dos jueces que pagan las consecuencias del fenómeno llamado sicariato, por el solo hecho de cumplir con su misión. Freddy Sanmartín, juez Quinto de los Penal, dice que en su accionar en la administración de justicia ha tenido diversos casos, pero los que más huellas le han dejado son aquellos en los que está involucrado el presunto narco Óscar Caranqui, a quien ha llamado a juicio en varias ocasiones.

Él no se imaginó que hacer justicia le iba a costar formar parte de la “lista negra”, en la que también estaban Carlos Javier Gómez Junco (testigo protegido) y un oficial de Policía. Quien debía matarlos era el joven sicario que fracasó en su misión al ser detenido, pero luego fue dejado en libertad, porque supuestamente no hubo acusación particular. La jueza Ángela Sarmiento, responsable del Juzgado Segundo de lo Penal, afirma que recibió varias llamadas telefónicas: en el primer caso, de una mujer de acento colombiano y, en el otro, de una costeña. Las dos le decían que se cuide. En lugar de atemorizarse, Sarmiento dice que se fortaleció e incentivó para seguir adelante y castigar a quienes debe hacerlo, sin importar las consecuencias, ya que, a su criterio, solo Dios puede decidir el día en que ha de morir. Ella, al igual que Sanmartín, tiene resguardo policial, pero siente que no existen las suficientes garantías para trabajar. Dice que la Asamblea debería preocuparse por tipificar el delito de sicariato. (MP)

Ecuador pide ayuda externa para combatir el sicariato

Expertos de las policías de Francia y Colombia asesorarán al Ecuador en el combate contra el sicariato.

El anuncio lo hizo ayer el ministro de Gobierno, Gustavo Jalkh, quien junto al comandante general de la Policía, Freddy Martínez, explicó que los franceses ayudarán a procesar la información sobre esta modalidad de asesinato.

Para lograr este propósito, dijo, se arma una estrategia de trabajo coordinado con la Fiscalía General del Estado para evitar que el “germen del sicariato pretenda instalarse en el país… se apoyará el sistema de protección de víctimas y testigos de la Fiscalía”.

El proyecto planteado tiene dos etapas: la operativa-policial, cuyo objetivo es frenar la oferta y la demanda de “sicarios”; y las estrategias de coordinación interinstitucional para luchar contra la impunidad.

En este contexto, el Secretario de Estado anunció la creación de un equipo “interagencias” de la Policía, con la participación de agentes de la Dirección General de Inteligencia (DGI), Unidad de Lucha contra el Crimen Organizado (ULCO) y la Dirección Nacional Antinarcóticos (DNA).

Por su lado, el general Freddy Martínez aseguró que como parte de la estrategia aumentarán los operativos de control de motocicletas y las requisas de armas, principalmente los sábados, domingos y lunes, en horarios denominados “georreferenciados”, es decir, entre las 20:00 y las 04:00.

La investigación abarcará los portales webs, que desde hace varios meses ofrecen el “servicio de sicariato” y la lucha contra el crimen cibernético, que contará con el apoyo de expertos de la Interpol (Organización Internacional de Policía Criminalista), que llegarán al país en las próximas semanas.

La Policía, además, establecerá un mecanismo de recompensa para recoger información sobre el funcionamiento de bandas (delincuenciales) y lograr el esclarecimiento de casos. Habrá requisas y control electrónico de las comunicaciones en los centros de rehabilitación social del país.

Jalkh reconoció un incremento del 5% de crímenes con la característica de sicariato en Guayaquil. Según cifras de la Secretaría de Estado, de los 212 casos de homicidios ocurridos en 2010, el 11 por ciento tiene relación con la modalidad de sicariato, 64% con ajuste de cuentas, 17% por robo y asalto, 8% por riñas y 5% por violencia intrafamiliar. Los porcentajes, sin embargo, no totalizan un cien sino un 105%.

Alrededor del 60% de estos hechos (28 casos) se presentó en la vía pública y el porcentaje restante en viviendas, sitios de diversión nocturna, etc. El 53% se registra el sábado, domingo y lunes entre las 20:00 y 04:00. Martínez destacó que el 26 de mayo se logró capturar a Jonathan Zambrano Rojas y otras personas de una banda, quienes estarían involucrados en alrededor de 21 muertes violentas.

A la par del anuncio de la Policía en Quito, en Guayaquil la institución sostuvo una nueva reunión con líderes barriales. El comandante de Policía de Guayas, Juan Ruales, lideró el encuentro.

Magaly Posligua, una de las asistentes a la cita, solicitó el incremento de uniformados para la vigilancia. Mientras que Julio Andrade considera que hay que fortalecer el papel de la policía comunitaria. “El delito no comienza cuando el ladrón está robando. Comienza un día antes, cuando hay violencia intrafamiliar, consumo de drogas…”, indicó.

Ellos opinan

Jorge Blum
Fiscal

“No se está cumpliendo con la finalidad de la pena, que es resocializar. Entonces la salida de reos colabora con el aumento de delitos; vuelven a reincidir porque no recibieron rehabilitación. Se ha estado cumpliendo en forma irregular la rebaja de penas, concediendo 2×1 a delitos como tráfico de drogas y asesinatos. Sobre la disminución de la edad de imputabilidad, si lo vemos desde el punto de vista práctico, en la ejecución de sicariato y asesinatos se está utilizando a menores de edad. Entonces sí estoy de acuerdo en que se baje la edad”. (VHC)

Ramón Echaiz
Penalista

“No se cumple la rehabilitación social en ningún centro de Ecuador. Lo que se hace es mandar al delincuente a estar encerrado en una jaula y en lugar de salir mejor, sale peor. Entonces el delincuente sale más bien a generar problema. Las personas que salen de la Penitenciaría salen etiquetadas; nadie le quiere dar trabajo y el hombre vuelve a delinquir. Lo que hay que hacer es mejorar sustancialmente la rehabilitación social. Aplicar la rehabilitación para que salga resocializado. De lo contrario será un círculo vicioso”. (VHC)

Jorge Zavala Egas
Jurista

“Mientras no mejore el sistema de rehabilitación, las rebajas de las penas no son apropiadas. La reforma penal no es la que va a solucionar el tema de los centros de rehabilitación. El incremento de la delincuencia obedece a varios factores, y la rebaja de penas puede ser un ingrediente o un factor más frente al desempleo que vive el país. La disminución de la edad de imputabilidad, creo que es correcta. La Constitución le dio derecho de votación a los ciudadanos de 16 años; entonces al haber dado ese derecho también le trajo obligaciones”. (VHC)

Jorge Ortega
Jurista

“Si hubiera una rehabilitación adecuada y oportuna, podría estudiarse la rebaja de penas. Pero en un régimen donde todo está contaminado, donde se sale con un posgrado de delincuencia, no puede hacerse este tipo de rebajas. La entrega de esta rebaja de penas ha incidido en el aumento de delitos por la forma en cómo ha sido otorgada. La disminución de la edad de imputabilidad tiene que ser analizada más profundamente; hay varios factores que inciden; los menores están actualmente bajo el Código de la Niñez y Adolescencia”. (VHC)

Asesinatos que había cometido

“A uno le daba mucha vergüenza decir que no sabía leer ni escribir, hasta se ponía rojo, pero no le daba ninguna pena contarnos de los asesinatos que había cometido “.

México, DF. En México, donde a diario el narcotráfico deja una decena de muertos y al menos una balacera, el ser sicario pareciera ya un “trabajo” como cualquier otro, con individuos que matan “rápido y limpio” o que, como El Pozolero, disuelven cádaveres en ácido por 600 dólares (unos 9 mil pesos).

Expertos mexicanos en psicología criminal y jurisprudencia llegaron a esa conclusión al estudiar el fenómeno de los sicarios del narcotráfico y a Santiago Meza López El Pozolero, detenido en enero pasado y que confesó haber disuelto en ácido unos 300 cuerpos por encargo de un cártel.

Los sicarios “se sienten muy orgullosos de hacer su trabajo, porque ellos dicen que salen a trabajar”, explicó durante una conferencia la psicóloga Feggy Ostrosky, quien en cárceles mexicanas ha estudiando a más de 270 criminales de distinta peligrosidad, incluidos asesinos a sueldo del narcotráfico.

La violencia del narcotráfico se ha acrecentado a niveles inusitados en México, donde 5 mil 300 personas murieron en 2008 por la guerra desatada entre varios cárteles de la droga por el control de los mercados, en particular el de Estados Unidos.

La forma de trabajar de los sicarios es “limpia y rápida”, tienen poco contacto con sus jefes, “sólo los llaman cuando tienen que darles un blanco a eliminar”, y utilizan códigos de comunicación creados por ellos mismos “para evitar que alguien ajeno a la conversación los entienda”, añadió.

El componente económico, añade por su lado Martín Barrón, jurista e investigador del Instituto de Ciencias Penales (Inacipe), es sin duda uno de los mayores atractivos para enrolarse como sicarios, como ocurrió con El Pozolero, un hombre de 45 años que antaño fue albañil.

“Le pagaban 600 dólares (por disolver un cuerpo). Si había sido albañil, ¿cuanto ganaría? ¿A poco ganaría los 600 dólares? Tenemos ahí un problema de economía.

El sujeto se dedica a eso por una cuestión estrictamente económica”, añade Barrón, quien ha investigado el tráfico de drogas desde un ángulo social.

Ostrosky describe a los sicarios como psicópatas “que no están locos, sino muy cuerdos”, con una personalidad arrogante pero al mismo tiempo encantadora, incapaces de experimentar simpatías y sin sentimientos de culpa.

“Si les dicen: ‘estás matando un señor que es como tú, que tiene hijos’; ellos dicen: ‘pues éste es mi trabajo’”, añadió la experta al subrayar sin embargo que son empleados “desechables con un promedio de vida útil que no pasa de tres años” porque terminan asesinados por rivales o sus propios jefes.

“A uno que era sicario y además se dedicaba a cortar cabezas, le daba mucha vergüenza (decir) que no sabía leer ni escribir, hasta se ponía rojo, pero no le daba ninguna pena contarnos de los asesinatos que había cometido”, añade al relatar algunas de sus experiencias de encuentros con asesinos a sueldo.

La galería del horror del narcotráfico en los últimos años incluye asesinatos masivos, cuerpos decapitados apilados, cabezas arrojadas en la pista de baile de un bar, un decapitado con una cabeza de cerdo sobrepuesta en un panteón o los cuerpos disueltos en ácido por El Pozolero.

“¿Cuántos pozoleros existen?, ¿cuántos los tendrán?”, cuestiona Barrón, mientras que Ostrosky asegura que en sus estudios a sicarios ha encontrado al menos otro hombre que se dedicaba a disolver cuerpos en sustancias químicas por encargo del narcotráfico.

Y la reacción de la sociedad mexicana, añade Barrón, “es el chiste de humor negro”, con la “receta secreta” de El Pozolero difundida detalladamente por los medios de comunicación a partir de los interrogatorios difundidos por las mismas autoridades.

“El Pozolero tiene ya dos corridos (canciones que narran aventuras de criminales). Si hablamos de que un grupo las toca y la gente las escucha, entonces este hombre está siendo aceptado por ciertos sectores.

¿No será que como sociedad ya nos hemos acostumbrado a esto?” Por su parte, Feggy Ostrosky realizó varios estudios tras los cuales concluyó que el cerebro de un sicario del narcotráfico permanece indiferente ante las imágenes del horror como parte de la alta psicopatía que los caracteriza.

La investigadora ha realizado pruebas electrofisiológicas a criminales de alta peligrosidad, a los que muestra una serie de fotografías con imágenes agradables, de horror y neutras y ante las cuales el cerebro debe registrar una actividad eléctrica.

“Una persona supuestamente normal genera rápidamente este componente de actividad eléctrica ante las imágenes, pero hemos visto que en sicarios no generan nada”, explicó.

Los sicarios “están fisiológicamente subactivados”, buscan la novedad y las emociones, añadió Ostrosky al explicar que uno de los que estudió en prisión se definía a sí mismo “como bien loco” porque solía sacar chiles verdes muy picantes y se los comía de repente.

Pero los asesinos a sueldo, subrayó, “no se vuelven así por nada”, sino que muchos de ellos tienen tras de sí una historia de abusos y estrés, con una infancia caracterizada por una desatención paterna y severos castigos corporales.

La investigadora también ha definido tres subtipos de sicarios, como el “fracasado”, que mata por encargo “para no ser un delincuente de poca monta”; el “sádico”, que “experimenta placer al hacer sufrir a su víctima”, y el “voluble-dependiente”, que encuentra una razón de ser en el ser sicario y necesita asociarse con poderosos.

Presunto sicario muere con 40 balazos

Esmeraldas:Publicado el 17/Mayo/2008 | 00:00

Dufer Reascos Quiñónez, mas conocido como “El Látigo”, fue asesinado de 40 tiros en su pueblo natal Limones, cantón Eloy Alfaro, al norte de la provincia de Esmeraldas, la noche del jueves último.

Reascos era buscado por la Policía y familiares de varias víctimas; entre ellos, del comerciante Yori Tenorio, secuestrado desde el año pasado y de quien hasta la fecha se desconoce su paradero.

Edwin Echeverría, jefe de la Policía Judicial de Esmeraldas, indicó que “los autores del crimen habrían sido amigos cercanos y se presume que lo asesinaron luego de invitarlo a un sector cercano al Municipio de Eloy Alfaro”.

Uno de los asesinos habría sido disparado por Reascos antes de morir, “pero fue recogido por sus compañeros y embarcado en una lancha en la que huyeron vía marítima”, dijo.
Añadió que Dufer era hermano de Under Reascos, ex alcalde de Eloy Alfaro, y se convirtió en uno de los más temidos de la zona. (LFA)

Policía de Esmeraldas decomisa armas

En otro operativo aprehendieron explosivos y químico

El Batallón de Infantería Motorizado n.º 13 de Esmeraldas localizó un cargamento de armas, municiones y precursores químicos en los límites de Tobar Donoso (Carchi) y Esmeraldas, cerca a la frontera con el vecino país de Colombia.

De primera mano se conoció que las armas pertenecerían a los rebeldes de Colombia. Hoy se darían más detalles del hallazgo.

Por otro lado, la Policía de Esmeraldas también decomisó ayer, durante otro operativo, 452 tacos de dinamita, 54 metros de cable detonante y 500 fulminantes, que iban a ser transportados en un bus de pasajeros, de la cooperativa del Pacífico, hacia San Lorenzo.

Fue detenido un colombiano, quien informó que los explosivos los traía desde Machala, provincia de El Oro. (LFA

« Previous entries · Next entries »

  Trad. ForodeFotos